¿Qué es la fotografía boudoir y en qué se diferencia con otro tipo de fotografía de desnudo?

La fotografía boudoir es un estilo de fotográfico que busca transmitir la sensualidad y belleza de la mujer desde un punto de vista vouyeur, de tal manera que habitualmente no hay una relación directa entre la protagonista y el fotógrafo, sino buscando mostrar en tercera persona, y a modo de observador, las actitudes  íntimas y sensuales de la mujer. Y eso es precisamente lo que hace que sea un estilo de fotografía especialmente atractivo, ya que no hay una intención directa de exhibición y exposición obvia y provocativa del cuerpo y las partes íntimas de la mujer, sino de sutileza, invitación a la propia imaginación y respeto máximo a cada mujer, su dignidad y su sexualidad.

A diferencia de otros estilos fotográficos de fotografía de desnudo o erótica, en la fotografía boudoir no hay una invitación directa al erotismo, a la exhibición o a la sexualidad. Tampoco hay una exposición directa y descarnada del cuerpo desnudo. No es un desnudo artístico ni explícito del cuerpo femenino, ni siquiera hay una invitación a la contemplación de lo carnal.

La fotografía boudoir juega con la invitación a desear, con la imaginación, a provocar con la sutileza a poner la sensualidad de la mujer como algo delicadamente elegante y deseable. La mujer se convierte en una diva digna de admirar, por su delicadeza y por su elegancia.

Iniciándonos en la fotografía Boudoir: algunos consejos

La fotografía Boudoir es una disciplina muy interesante tanto por sus resultados artísticos como por su vertiente comercial. Llevo unos años dedicándome a esta disciplina, podéis ver alguno de mis trabajos en mi web de fotografía profesional boudoir, y quiero compartir con todos los que estéis interesados en iniciaros en este mundo una serie de consejos y secretos que harán vuestros inicios en este tipo de fotografía más sencillos.

La fotografía Boudoir se caracteriza normalmente por la selección cuidada de las localizaciones, una iluminación que puede ser natural a la vez que delicada en unas situaciones, o más directa y agresiva en otras, en donde es importante saber qué equipo hay que emplear para conseguir las mejores composiciones y, sobre todo, hay que saber en qué manera hemos de relacionarnos con las modelos a las que vamos a fotografiar. A continuación os doy alguna de mis apreciaciones a cerca de todos estos ámbitos fundamentales en la fotografía boudoir

La localización ideal para la fotografía Boudoir

El lugar ideal es aquel que nos permita desarrollar una historia. Dado el carácter de abstracción de este tipo de fotografía, vamos a necesitar elementos de narración y ubicación. La cuestión es, primero, buscar la localización coherente con el discurso fotográfico que queremos transmitir en cada trabajo concreto, y segundo, que nuestra historia sea coherente con la mujer protagonista de las fotografías.

Por ejemplo, si queremos contar un momento íntimo de una mujer, necesitaremos esos elementos lógicos que serían necesarios en esos momentos íntimos. Si queremos contar, por ejemplo, los preparativos previos que una mujer tendría antes de un encuentro con su amado, necesitaremos una habitación con todos los elementos esperados como una cama, un tocador o espejo, ropa de cama, cuarto de baño… Si queremos un encuentro que quiera mostrar lujo y ostentación, buscaremos una estancia lujosa, incluso la utilización de referencias como coches de lujo, yates, hoteles de lujo  o alojamientos de alto standing. Otra opción es unir naturaleza con sensualidad, una playa, un bosque o entorno natural nos sevirían para mostrar una mujer más “sweet”, romántica y etérea.

Por último está el estudio, en este caso deberá de ser como el escenario construido en unos estudios de cine y televisión, con los decorados y atrezzo adecuados y necesarios para transmitir los valores intrínsecos de la fotografía boudoir.

 

Lógicamente cada lugar está sujeto a diferentes condicionantes; la utilización de exteriores está condicionado por la meteorología y las temperaturas, aparte de encontrar lugares absolutamente íntimos que permitan un trabajo cómodo tanto para la modelo como para el desarrollo del mismo. Los alojamientos siempre estarán condicionados por el importe de utilización de los mismos, que siempre tendremos que repercutir en el presupuesto y las autorizaciones pertinentes y limitaciones del lugar. En cuanto al estudio, razones principalmente de espacio y atrezzo serán los handicap a superar.

 ¿La mejor ilumuniación para fotografía Boudoir?

¿Cuál es la mejor forma de iluminar? Yo digo que todas. Sinceramente creo que no hay una manera mejor que otra, la respuesta es que hay que iluminar bien. Lo primero que tenemos que tener claro es cuál es nuestro discurso fotográfico para esa sesión en concreto. Podríamos partir de una sesión intimista con predominio del lowkey, o pensar en una sesión romántica y etérea, con lo que la luz abierta, amplia y suave, incluso el contraluz, sería la iluminación ideal. En cada caso estudio la fisiología de cada mujer, su tono de piel, cabello, fisiología corporal que, junto con el lugar, me dirán que tipo de iluminación deberé utilizar:

  • Si queremos una sesión más provocadora y directa, las luces frontales y con alta acutancia nos mostraran una mujer dominante y poderosa.
  • Si tenemos una mujer lánguida y delicada, el contraluz en clave alta y la ausencia de sombra nos mostraran una mujer envuelta en un halo de romanticismo y onirismo.

Tengo auténtico entusiasmo por la técnica fotográfica y soy un enamorado de la luz y su arquitectura. Creo que dominar con control y conocimiento los distintos tipos de luz, conocer y prever los resultados con los distintos modificadores, saber utilizar la luz artificial, la natural y saber combinar ambas luces, nos dará una independencia y seguridad técnica que nos permitirá crear cualquier imagen que nuestra imaginación sea capaz de brindarnos. Todo ello lo pondremos al servicio de cada trabajo y nos dará de manera intuitiva la herramienta imprescindible para crear con la luz cada mensaje visual que cada trabajo demande.

El equipo fotográfico más recomendable para fotografía Boudoir

Mi lentes más utilizadas, por orden, serían:

  • En tele corto, el 85mm f1.4, me permite tener una distancia prudente con la modelo sin invadir su espacio íntimo pero lo suficientemente cerca para crear el vínculo necesario, aparte de no comprimir en exceso los planos de la imagen. Puede ser sustituido por un 85mm f1.8 sin ningún problema, una lente más asequible pero igualmente de gran calidad.
  • La combinación de 50mm 1,2 + 35mm f1.4. El 50mm f1.2 y el 35mm f1.4, al disponer de grandes aperturas me permiten crear planos muy emocionales y a la vez crear ambientes muy suaves y oníricos para las sesiones más románticas y delicadas. También podrían utilizarse versiones más asequibles como el 50mm f1.4, el 50mm f1.8, el 35mm f1.8 o incluso el 35mm f2
  • Principalmente para exteriores, el 135mm f2, me permite hacer un gran desenfoque en el fondo, ya que habitualmente contienen un exceso de información contraproducente con la intención de focalizar el punto de atención.

Composición en la fotografía Boudoir

Debido al carácter de abstracción de la fotografía boudoir, crear una historia es una de las mejores maneras de crear un discurso visual acertado. Ello nos obliga a plantear planos de ubicación, donde mostraremos el lugar, donde se desarrolla la acción para, poco a poco, ir reduciendo los planos y acercándonos a las acciones que la modelo esté utilizando, incluso llegando a la macrofotografía, capturando mínimos detalles que harán más rico y descriptivo el trabajo.

 

En la fotografía boudoir los detalles son un elemento esencial y diferenciador. La lencería, los encajes, la propia piel, los complementos como las joyas, el maquillaje y las distintas partes del cuerpo completarán un mensaje visual completo y atractivo.

Todos los planos del retrato son utilizados en la fotografía boudoir, y lo que es principal, conocer la morfología femenina para evidenciar la sensualidad a través de su figura.  Conocer sus formas, el aprovechamiento de las curvas del cuerpo, la sutileza con los que la pose y la luz pueden sugerir e invitar a la imaginación, saber utilizar las sombras como elemento de intriga y atención, es algo que nos dará unas herramientas muy potentes a la hora del discurso fotográfico.

Un consejo adicional: el uso del enfoque selectivo, vital

Aparte de como he indicado anteriormente, conocer la luz, sus propiedades y cómo a través de ella, crear nuestra narrativa visual, la utilización de los enfoques selectivos y, más aún, los desenfoques a través de las lentes y la profundidad de campo nos ayudarán a crear imágenes llenas de interés glamour y muy evocadoras. Una de las maneras de enfatizar la sensualidad es a través de la imaginación y la sugerencia, de tal manera que dejar partes de la toma desenfocadas, especialmente partes del cuerpo femenino, será una manera de sugerir sin mostrar, así la imaginación del espectador creará su propia interpretación o sugerencia y le involucrará en el discurso visual y la historia.

A la vez, dejar partes del cuerpo u objetos enfocados, dejando el resto de la imagen fuera de foco, pondrá especial énfasis en elementos evidentemente sensuales, invitando al espectador a recrearse en su belleza y la admiración de unas cualidades determinadas que interesa enfatizar.

Relacionándose con la modelo de manera profesional, clave para una gran sesión

La fotografía boudoir, como cualquier disciplina fotográfica, requiere de compromiso, preparación y dedicación. Hay que ser conocedor del mensaje visual que estamos transmitiendo, de tal modo que tengamos seguridad a la hora de transmitir sutileza y sensualidad con cada mujer, sabiendo elegir las poses e ideas adecuadas en función de las características personales y fisiológicas específicas, entonces podemos crear una dirección acertada y que de seguridad a la persona retratada, solo así nos ganaremos su confianza y entrega necesaria a este tipo de imágenes.

Admiro la belleza femenina, esa admiración me lleva a respetar, como principio incondicional, a cada mujer que posa ante mi cámara. En los instantes que una mujer vive su experiencia boudoir conmigo es una persona que hay que proteger, cuidar y tratar como especial y delicada, ya que son momentos de exposición y vulnerabilidad personal que merecen el máximo respeto.

Cuidar el bienestar en todo momento de la mujer, facilitar estancias personales, preocuparse de la ambientación y climatización adecuada son elementos imprescindibles que rinden honor a la protagonista y su entrega hacia nosotros.

Para finalizar, quiero puntualizar que en la fotografía boudoir uno de nuestros principales motivos debe ser crear imágenes donde se destaque la belleza y la elegancia y donde cada elemento aporte esos mismos valores apoyando la composición y el mensaje visual.

El respeto, la sensibilidad y el trato exquisito a la mujer, así como transmitir desde el primer instante nuestra intención de crear una experiencia única para cada mujer, siendo tratada como una persona especial y única, deben ser nuestros principios en este tipo de fotografía de tal forma que podamos ofrecer y dignificar la finalidad de la fotografía boudoir.

* Todas las fotografías de esta entrada son obra del autor de la misma, Daniel Chapero Fernández

Anterior Así se hizo la portada de Nat Geo con una cámara de hace 10 años y la luz de un iPhone
Siguiente Optimizando fotos para publicarlas en Facebook

1 Comentario

  1. […] Acercándonos a la fotografía Boudoir y sensual […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *