Hace unas semanas nos enterábamos de una triste noticia: el fabricante británico de equipos de iluminación fotográfica profesional Bowens entraba a mediados de julio en cese de operaciones. Una marca usada ampliamente por profesionales de la fotografía, que lanzó al mercado su primer flash hace ahora 70 años, ponía así punto y final a una longeva actividad que les convirtió en un referente en el mundo de la iluminación y la fotografía.

Sin duda, una de las razones para este cese de actividad seguramente la encontremos en la alta competencia y la innovación continua a precios increíbles que está aportando al sector marcas chinas consolidadas como Godox, Meike, Yongnuo, Phottix o Jinbei principalmente, que cada tanto lanzan un nuevo producto que se adapta perfectamente a los nuevos tiempos. Precios muy competitivos, un ciclo de innovación constante, un time to market realmente corto y productos que dan la talla son algunos de los secretos que estas empresas chinas están trabajando continuamente para consolidar su reputación, aunque todavía queda trabajo por hacer. Bien es sabido por quien le guste informarse sobre estos nuevos equipos que su fiabilidad no es, a día de hoy, la misma que las grandes marcas del mercado, ya no hablamos de Profoto, quizá el estandarte en este sector, sino de marcas un poco por debajo como la misma Bowens o la suiza Elinchrom. Sea como fuere, hoy os traemos algunos de los flashes de nueva generación que más están dando que hablar

Godox AD600: el top de los flashes chinos

Esta es quizá la marca que más nos llama la atención. En su línea de iluminación profesional actual, hay que destacar por encima de todo su modelo Godox AD600, que cuenta con dos versiones, una con sistema TTL y otra sin él (más económica) y que se puede encontrar con montura Bowens para los modificadores (irónicamente). Por ejemplo, el Godox AD600 sin TTL y montura Bowens cuesta menos de 600 euros. Si por alguna razón prefieres las ventajas de disponer de TTL, la versión Godox AD600 con TTL, puede encontrarse por menos de 800 euros.

Este Godox AD600 es un flash muy similar a los clásicos flashes de estudio en su forma, pero que en el mismo espacio incluye una batería que nos permite lanzar hasta 500 destellos al máximo de sus 600ws de potencia. Además del mencionado sistema TTL (si elegimos dicha versión) que nos permitirá trabajar rapidísimo en localizaciones y exteriores, este flash viene preparado para sincronización en alta velocidad de obturación, también conocido como HSS, permitiéndonos usar el destello a velocidades de obturación de hasta 1/8000 segundos, pudiendo así controlar a nuestro total antojo la luz ambiente y usar diafragmas muy abiertos a plena luz del día.

En definitiva, características TOP para un flash que su análogo en Profoto puede costar el doble o incluso el triple que este modelo chino. Obviamente, no queremos decir que Profoto no los valga, hay muchas otras cosas que rodean a un producto más allá de sus especificaciones, pero sin duda pone al alcance de muchos fotógrafos un equipo prohibitivo si nos vamos a primeras marcas

Además, el Godox AD600 (como casi todos los Godox actuales) incorpora un receptor inalámbrico listo para usarse o bien con sus propios disparadores, permitiéndonos configurar la potencia y características del flash desde la propia cámara, o bien desde los sistemas inalámbricos de marcas como Nikon o Canon, lo cual es otro punto formidable para ir reduciendo los chismes necesarios en cada desplazamiento. Olvídate de colgar más receptores a tu flash

Jinbei HD 601: digno competidor a gran precio

Practicamente recién salido al mercado, este flash, que incluso podría tener un aire esteticamente parecido a los Profoto, es muy similar en cuanto a características al recién comentado Godox AD600: Sincronización a alta velocidad HSS, 600ws de potencia, receptor inalámbrico para ser disparado de manera remota incluso con los sistemas propietarios de Nikon, Canon y Sony, batería incluída con capacidad para 500 destellos a máxima potencia… además, trae algunas características curiosas como que puedes programar el flash para que dispare entre 1 y 30 segundos después del disparo para fotografía creativa con flash y larga exposición.

Eso si, este Jinbei HD 601 que puedes encontrar en ebay por poco más de 400 euros, no trae sistema TTL como si lo hace su hermano mayor, el Jinbei HD 610, que cuesta enviado desde China unos 600 euros. Si eres de los que prefiere comprar en tiendas conocidas, la neoyorquina Adorama los vende por poco más de 400 dólares bajo el nombre de ORLIT RoveLight RT 601 HSS. De nuevo una gran opción para tener todas las características de los flashes de estudio más avanzados por una fracción de su precio en las marcas tradicionales

Godox AD200: rediseñando el concepto de flash portátil

De nuevo un flash de Godox en esta breve lista, y con una razón: su formato es único ahora mismo en el mercado, lo cual demuestra cómo la compañía china está esforzándose en posicionarse al lado de las necesidades de los fotógrafos. Aunque este flash no entra exactamente en la categoría de flash de estudio, vamos a decir que es un híbrido lo suficientemente interesante como para mencionarlo en esta breve entrada. En este caso, han diseñado un flash del tamaño casi idéntico de un flash de mano, pero con la potencia aproximada de tres de estos flashes juntos (y aproximadamente la mitad de potencia, es decir, un paso o diafragma menos, que su hermano mayor el Godox AD600). Además, tiene un diseño en donde el cabezal es intercambiable, pudiendo utilizar un flash con fresnel al estilo de los flashes de mano, o un flash “bare bulb” o de bombilla desnuda al estilo de los flashes de estudio.

Adicionalmente, este flash funciona en TTL, funciona en sincronización a alta velocidad HSS, también lleva incorporado el sistema receptor de Godox para ser controlado de manera remota, ya sea con el propio disparador de Godox o desde los de terceras marcas fabricantes como Canon, Nikon y Sony, y se prevee que pronto tenga soporte TTL para Fuji también, y, como no, una batería recargable que permite hasta 500 disparos a plena potencia… Este flash es un complemento perfecto para aquellos fotógrafos que quieran llevar poco peso y trabajar rápido, y además este Godox AD200 puede encontrarse por poco más de 300 euros. Existe además un adaptador que permite usar este flash (o cualquiera tipo Speedlight) con accesorios con montura Bowens. Puedes encontrar este adaptador Speedlight a montura Bowens por algo menos de 20 euros

Estas nuevas marcas están pujando muy fuerte. Es una pena que marcas tradicionales tengan que cerrar desplazadas por la gran competitividad en la que se ven arrastrados, aunque esa competencia también está haciendo que estas nuevas marcas inventen nuevas formas de entender la iluminación fotográfica.

 

Anterior Impresionantes imágenes ganadoras del National Geographic Travel Photographer of the Year 2017
Siguiente Denunciada modelo por usar fotos sin permiso en Instagram

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *