Sigo con mi repaso a las que considero las mejores lentes para fotografiar conciertos / música en directo. Hasta ahora hemos ido viendo los mejores teleobjetivos para la foto de conciertos, los mejores zoom angulares para fotografiar música en directo, y los mejores zoom estandar para la fotografía de conciertos y hoy nos vamos a centrar en un tipo de lentes que, con el paso de los años, cada día utilizo más y más: las lentes fijas.

Como siempre digo en esta serie de artículos, la fotografía de conciertos exige un equipo de primera calidad en la mayoría de las ocasiones. Igual que he comentado en algún artículo que para muchas disciplinas fotográficas el equipo no marca la diferencia, en la fotografía de conciertos, que puede definirse como fotografía de acción con poca luz, es casi siempre vital disponer de un equipo de prestaciones avanzadas. Si, todos hemos empezado con “el objetivo del kit”, y si, todos los que hemos seguido en esto guardamos esas fotos en lo más profundo de nuestro catálogo con una mezcla de nostalgia y recelo. Empecemos nuestro repaso a las lentes fijas

Lentes de distancia focal fija ¿para qué me sirven?

Con el tipo de lentes que hoy voy a comentar, existen varias ventajas tanto para el aprendiz como para el fotógrafo establecido. Las más importantes para mí, además de la calidad superior de las lentes fijas, habitualmente, sobre las lentes zoom, y en muchos casos el moderado precio de estas lentes frente a los zoom, hay un concepto interesante para la gente que está aprendiendo, no solo para sus noches haciendo fotos a músicos, sino para la práctica fotográfica en general: las lentes fijas ayudan a mejorar la composición y el llamado “ojo fotográfico”. ¿Por qué? En mi opinión, al tener una lente fija has de ser tú quien te muevas buscando la composición adecuada, y eso hace que, mentalmente, empieces a interiorizar ciertos conceptos que con los zoom cuesta más trabajo. Al menos yo así lo he ido percibiendo en estos años tomando fotos.

Adicionalmente, las lentes fijas suelen ser muy “rápidas”, o lo que es lo mismo, tienen aperturas muy amplias, normalmente siempre de 2.8 hacia arriba, habiendo incluso algunos jugosos (y muy caros) objetivos f1.2 o f1.0.

Para determinar qué lente necesitamos en fotografía de conciertos, tendremos que saber el tipo de sala y escenario en el que vamos a trabajar. Pero, básicamente, nos podemos hacer una idea en base a lo que solemos trabajar ya con las lentes zoom:

  • Angular hasta 28mm: ideal para salas pequeñas en las que nos encontremos muy cerca del artista para planos medios o planos tres cuartos o incluso plano entero incluyendo fondo, y en salas medianas o grandes en las que queramos hacer planos generales o más abiertos
  • 35mm: en salas pequeñas podemos hacer un plano medio al artista que tengamos más cerca, y colocar a otro miembro en el fondo de la misma imagen. En salas medianas podremos hacer planos completos y captar bastante zona de escenario. En grandes podremos hacer planos generales normalmente sin problema con estas lentes.
  • 50mm: Es la lente “estándar” de la fotografía. Su ángulo de visión es muy aproximado a lo que vemos con nuestros ojos, sin moverlos, ni la cabeza claro. En salas pequeñas sirve perfectamente para planos 3/4 y sucesivamente acercando un plano respecto a lo anterior en el resto de escenarios
  • 85mm: Una distancia focal muy clásica también en las lentes fijas. En salas pequeñas será casi imposible usar, a no ser que lo emplees para los miembros alejados del frente, o tú te alejes del escenario. Normalmente estas lentes tienen una distancia de enfoque mínima de 1 metro, o sea que si estás a menos de un metro del retratado, directamente será imposible enfocarle. Si estás aproximadamente a un metro, conseguirás primerísimos primeros planos, y estando aproximadamente a 2 / 3 metros (salas medianas) conseguirás planos medios clásicos. Para salas grandes se quedará un poco en tierra de nadie. He de decir que desde que compré el mío hace unos años, está empezando a imponerse como mi objetivo de referencia
  • A partir de 85mm cada vez iremos cerrando más los planos e incluso siendo imposible retratar a ciertas distancias, ya que a mayor distancia focal, más lejana es la distancia de enfoque mínima, salvo, claro está, en los objetivos macro, pero estos, debido a sus particularidades de enfoque, no son recomendables para la fotografía de conciertos.

Por cierto, todo esto que acabo de indicar hay que pensarlo en términos de un sensor de formato completo. Si por contra el sensor de nuestra cámara es de inferior tamaño, se producirá el famoso “efecto recorte”, con lo que las distancias y los planos variarán, acercando la imagen más aún

¿Qué lente fija comprar para fotografiar conciertos?

Como en las otras entradas, algunos objetivos aquí comentados serán para cuerpos con sensor de formato completo y otros para sensor APS-C. Me centraré nuevamente en las dos marcas más conocidas y utilizadas, Nikon y Canon, y en objetivos de terceras marcas para ambos fabricantes, aunque en muchas ocasiones estos últimos tendrán también versiones para otras casas de cámara. Comenzamos!

Precio moderado: primera parada, el 50mm

No pondré “uso circustancial” porque considero que estas lentes, pese a que su precio sea bastante ajustado, pueden ser utilizadas perfectamente a cualquier intensidad. En cada lente indicaré si es para APS-C exclusivo o no. Recordemos que cualquier lente “full frame” puede ser usada en cámaras de sensor más pequeño, con el consiguiente factor de recorte.

La primera lente a adquirir, no solo para conciertos sino para casi cualqueir situación, será un 50mm o equivalente. Un objetivo básico en cualquier mochila, normalmente bastante compacto y útil en multitud de situaciones. Os dejo una pequeñísima galería de fotos en conciertos que he hecho con mi Nikon 50mm (yo tengo la versión anterior a la actual, la que aún tenía anillo de diafrágmas manual) desde el día que lo compré, hace ya unos ocho años, que compré de segunda mano ¡por unos 80 euros!. Al ser una lente vieja, creo que de los años 70, me parece que tiene peor protección para los “flares”, pero eso no me impide disfrutarlo incluso de otro manera para conseguir ese efectista “defecto” en alguna de mis fotos.

Económicos y fiables tenemos el Nikon AF Nikkor 50mm f1.8, que por poco más de 100 euros nos da una buena rapidez de enfoque (no la impresionante de las versiones “S”), y una luminosidad f1.8 que será perfecta para nuestras fotos en conciertos. También está la versión económica del Canon EF 50mm 1.8 rondando también los 130 euros. Ambas lentes son full frame, por lo que para cuerpos de sensor APS-C podrán usarse siempre teniendo en cuenta el mencionado factor de recorte (en Nikon 1.5 y en Canon 1.4 si la memoria no me falla).

En Nikon APS-C, si queremos una lente que nos permita obtener planos similares a los de un 50mm en full frame (y digo similares porque el factor recorte no es nunca hacer analogía entre distintas focales), tenemos el maravilloso Nikon AF-S DX 35mm 1.8 G. Mucho más rápido y preciso de enfoque que el 50mm antes comentado debido a esa “S”, que es el motor de enfoque más avanzado en los objetivos nikon (para conciertos, siempre busca los AF-S si tu presupuesto lo permite)

Siguiendo con los 50, pero un poco más caro, aunque en verdad puede que lo merezca para conciertos dado a su “AF-S” o autofoco de alta velocidad, tenemos el Nikon 50 f1.8 AF-S rondando los 250 euros. En Canon ya nos vamos a algo menos de 400 euros, pero claro, en verdad el objetivo con motor de enfoque “ultrasónico” de Canon es un f1.4, lo que nos da todavía mayor posibilidad de trabajar a buena velocidad de obturación en condiciones de excasa iluminación: es el Canon EF 50mm f1.4 USM.

Precio moderado: el siguiente básico, un 85mm

Puede que esto ya sea predilección mía, pero he de confesar que desde que compré esta lente, es sin duda el objetivo de focal fija que más utilizo en conciertos. Y en gran parte de las ocasiones, es directamente la lente que más utilizo, incluso por encima del 24-70. Además, es un objetivo imprescindible para la fotografía de retrato. Vamos, que la inversión es buena en la gran mayoría de las ocasiones, a no ser que odies realizar retratos y todos los conciertos a los que asistas sean o en escenarios inmensos o en salas en los que estás a 20 centímetros del artista.

El objetivo que yo utilizo es la versión económica actual de Nikon, es decir, el Nikon AF-S 85mm F1.8 G. Por ejemplo, estas son alguna de las últimas fotografías en concierto que he realizado con esta lente (pincha en las imágenes si las quieres ampliar)

Como podéis ver, esta lente, dependiendo de la distancia a la que nos encontremos del retratado, nos permite incluso hacer primeros planos sin problema. Son sólo algunos ejemplos de los últimos meses, pero aquí podéis ver más fotografías realizadas por mi con este nikon 85mm f1.8

Mientras que la versión comentada de Nikon ronda los 500 euros, su análogo en Canon es este Canon EF 85MM F/1.8 USM que ronda los 400 euros. Por lo que seguimos moviéndonos en esa horquilla del “precio moderado”, pero obviamente hemos pegado un buen salto desde los 100 / 200 euros por los que podemos conseguir los 50mm hasta los 400 / 500 de estos 85 milímetros

Precio moderado: otras alternativas y focales

Me he centrado en el 50mm (o su “equivalente” en APS-C, el 35mm DX de nikon) y en el 85mm porque básicamente son las tres lentes que más he utilizado en conciertos de focal fija. He sido poseedor de otras dos, una de ellas la utilicé bastante en conciertos, pero me cansé de su efecto. Era el famoso (y brutalmente nítido y rápido de enfoque) Nikon 10.5mm f2.8 fisheye, el ojo de pez de nikon para las cámaras “DX” o de sensor APS-C, un objetivo que recomiendo si te gusta la fotografía de arquitectura y el rollo más extremo en lo referente a música. Ahora dicho objetivo ronda los 1000 euros, pero yo lo compré en su día (y lo vendí) por unos 650 euros. Lo que ya dije en otro artículo: invertir en lentes casi siempre es una buena idea.

Pero obviamente por 1000 euros ya no estamos en el rango “moderado” de precios, o sea que pondré aquí una lista de lentes que podrían ser buenas alternativas a los zooms por su relación luminosidad / calidad / precio:

  • Angulares: En Nikon, tuve este Nikon AF-D 28MM F2.8, que ronda los 300 euros, aunque como lo compré para mi antigua cámara APS-C, en verdad ni era muy angular, ni tenía mucho sentido teniendo el más moderno, más rápido enfocando y más barato nikon 35mm f1.8 DX (solo utilizable en formato APS-C) que anteriormente comenté. Otra opción es el Nikon AF-Nikkor 24mm F2.8 D, cercano ya a los 500 euros, muy compacto, pero sin las ventajas del AF-S de nikon, con lo que para conciertos podría ser recomendable otras alternativas. Siguiendo en las versiones que no son AF-S, es interesante el Nikon AF-Nikkor 35mm F2 D por algo más de 300 euros, siendo además una opción muy interesante para la fotografía callejera. Las versiones AF-S de estas focales en su versión más “económica”, se suelen ir todas por encima de los 700 euros, pero si aún así tienes curiosidad, tienes estas: en 20 milímetros estaría el NIKKOR 20mm f/1.8G ED AF-S, luego pasamos a los 24 milímetros con el AF-S NIKKOR 24mm f/1.8G ED, después vendría el Nikon AF-S 28mm F1.8 G y aquí pararíamos en las versiones AF-S de las lentes angulares fijas de nikon.En Canon, nos olvidamos de los posibles problemas de enfoque “menos rápido” que las versiones de Nikon que acabamos de comentar, pero eso si, hay un salto en los precios debido a que todos integran a día de hoy su motor de enfoque “USM” o Ultra Sonic Motor. Empezaríamos con el Canon EF 20mm f/2.8 USM seguido de cerca por el Canon EF 24 mm f/2.8 IS USM  siendo además esta última una lente estabilizada, lo cual nos ayudará a poder disparar a velocidades de obturación lentas sin riesgo de trepidación, y que podemos encontrarlo por unos 530 euros, mientras que el 20mm por algo más de 400 euros, eso si, sin estabilizar. Seguiríamos con el Canon EF 28mm f/2.8 IS USM, también estabilizado y algo más económico, unos 450 euros. Por último, y también tanto estabilizado (IS) como motor de enfoque rápido (USM) tendríamos el Canon EF 35mm f/2 IS USM. En esta parcela, Canon gana de calle en precios a Nikon, siendo el coste de sus angulares fijos modernos aproximadamente un 40% más baratos que sus análogos Nikon, además siendo los Canon estabilizados.
  • Teleobjetivos. Aquí entramos ya en un terreno muy fino, pues es teleobjetivo cualquier cosa que sea superior a un 50 hasta la distancia focal que el fabricante venda. El 85mm antes comentado es el “tele corto” más habitual, y si queremos precios más o menos contenidos, casi tenemos que olvidarnos de esta categoría. Repasando la lista oficial de lentes fijas de Nikon, ningún tele superior a 85mm baja de los 1000 euros. Sin embargo, Canon si tiene un 100mm f2 por debajo de los 500 euros que puede ser interesante ya que cuenta, nuevamente, con ese motor USM de enfoque. Eso si, el resto de teleobjetivos fijos de Canon ya pertenecen a la serie L, es decir, los “pata negra” de Canon, y el precio ya no tiene nada de moderado. Por ejemplo, el Canon EF 135mm f/2L USM ya se va a los 1000 euros

Marcas de terceros: una buena alternativa

Aunque personalmente no he catado ninguna lente fija de terceros fabricantes como puedan ser Sigma, Tokina o Tamron por mencionar los tres quizá con mayor reputación, podrían ser una alternativa. No obstante, indagando precios y características, sinceramente en las lentes fijas lo único por lo que me decantaría sería seguramente la serie “Art” de Sigma, con lentes fijas con apertura 1.4 mucho más económicas que sus análogos de Nikon o Canon, así como opciones 1.8 también muy interesantes. Además, aquí ya abrimos el abanico a más cámaras, pues estos fabricantes de lentes suelen trabajar con casi cualquier montura. Si al final te decides por uno de estos Sigma, ten en cuenta que las letras HSM son las que distinguen a sus objetivos con ese famoso motor ultrasónico que mejorará notablemente la velocidad de enfoque, vital para conciertos. Aquí puedes ver algunos ejemplos de fotografía de conciertos realizada con estas lentes Sigma Art, realizadas por el fotógrafo Adam Elmakias.

El “Dream Team” de las lentes fijas para conciertos

Llegados a este punto, me pongo soñador. Quizá alguno de los que estéis leyendo este artículo tengáis la capacidad económica y las ganas de hacer un desembolso dos o tres veces superior al que hemos ido comentando. De verdad, os envidio. Yo también querría hacerlo, por supuesto. Eso si, aunque ya estamos hablando aquí de la crème de la crème, todavía hay alguno de ellos que está al alcance de la mayoría de bolsillos. Por supuesto, la calidad está más que garantizada. Son casi todos objetivos que superan los 1500 euros, incluso los 2000 euros, salvo excepciones como los 50mm que siempre son más económicos (rondarán estos “pata negra” los 500 euros). Pero casi que lo vamos a dejar para una próxima entrada en la que hablemos de las mejores lentes para la fotografía de conciertos sin importar el precio 🙂

Recordad que podéis ver otras lentes que he recomendado para la fotografía de conciertos en estos enlaces:

 

Anterior Consejos para nuestras primeras sesiones de fotografía boudoir
Siguiente ¿Qué es el freelensing? El tilt / shift de bajo coste

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *