Quizá una de las herramientas que más ahorran tiempo a los fotógrafos son los presets. Ampliamente conocidos en los usuarios de Lightroom, incluso fuente de ingresos para muchos fotógrafos al vender sus propios presets para que otros puedan presentar las fotos con un estilo similar al de aquellos, esta herramienta es una fórmula perfecta para conseguir un estilo constante en nuestro retoque de imágenes. Bien sean comprados, bien sean creados por nosotros mismos, estos presets ayudarán a ahorrar tiempo, a crear un estilo constante, y en muchas ocasiones a comprender con “ingeniería inversa” cómo se consigue realizar un tipo de retoque que hemos visto en alguna fotografía que haya capturado nuestra atención.

Si aún no conoces este programa, el fotoperiodista Ángel Pérez Meca te cuenta aquí por qué eligió este programa.

Capture One también ofrece una ventana a este mundo de ajustes preestablecidos, aunque establece una dimensión más que el programa de Adobe.  En Capture One tenemos por un lado los “Styles”, que sería el análogo a los presets de Lightroom, y por otro los propiamente dichos presets, que son un ajuste preestablecido pero que afecta a una sola herramienta de edición en concreto. Simplemente es una forma de organizar las cosas, puesto que enLightroom, sin haber esa distinción, nadie te limita que uno de tus presets lo configures para una sola de las herramientas de retoque.

¿Cómo crear estos presets y styles en Capture One?

Es realmente sencillo. Tienes, en el blog de Phase One, una explicación ampliada sobre cómo crear presets y styles en Capture One, pero si quieres conocer la versión corta, y en castellano, te dejamos aquí el resumen principalmente para los Styles, que es más completo al ser posible guardar los ajustes de múltiples herramientas:

  • Edita una fotografía a tu gusto
  • Ve al menú Styles and Presets y una vez allí pulsa en el icono de los tres puntos
  • Se abrirá un nuevo menú con distintas opciones: elige Save Style
  • Te preguntará de qué herramientas quieres guardar el ajuste. Es recomendable hacerlo unicamente con las siguientes: Curvas, Niveles, Color Balance, Color Edition, Highlight and Shadow Recovery, Clarity and Structure, Film Grain y Vignetting. Estas son las opciones que le dan a la imagen un “estilo”. El resto de herramientas son mejor utilizarlas individualmente en cada imagen (exposición, contraste, temperatura de color, etc…)
  • Elige un nombre para tu Style y eso será todo.

Así de fácil. Después puedes guardar esos Styles en un archivo por si los quieres compartir (Stack Styles) o, si has comprado o conseguido Styles ajenos, puedes añadirlos justo desde este mismo menú desde la opción Import Styles.

 

Anterior ¿Qué es el freelensing? El tilt / shift de bajo coste
Siguiente Iniciándose en el uso de flash de mano en exteriores: equipo necesario