Cuando comenzamos a realizar fotos programadas en exteriores, rápido descubriremos que si bien la luz natural es un elemento genial para conseguir grandes fotografías (y si no lo crees, mira estos consejos para obtener grandes retratos con luz natural), esta luz natural es caprichosa y en muchas ocasiones insuficiente para obtener aquella foto que tenemos en la cabeza o aquel estilo que queremos desarrollar. O simplemente, es más sencillo “balancear” una fotografía de retrato en exteriores añadiendo un flash al resultado. El paso más habitual es empezar a interesarnos por la combinación de la luz de flash y la luz ambiente. Si tú eres de los que estás pensando en dar el paso, o si ya realizas fotos con flash en exteriores pero quieres consolidar conocimientos y resultados, espero que esta serie de tutoriales que estoy realizando te ayuden. Comencé con esta recopilación del equipo necesario básico para sesiones con flash en exteriores, y hoy continuamos con unos cuantos sencillos conceptos básicos para comprender cómo funciona la iluminación con flash y su combinación con la luz ambiente.

Principalmente me voy a centrar en esta entrada en dos conceptos vitales que tienen que ver con cómo hemos de “cambiar” nuestra forma de pensar y trabajar para exponer a nuestro gusto una fotografía con flash en combinación con luz ambiente, para al final repasar algunas limitaciones que nos surgirán al utilizar el flash en exteriores, y como solventar dichos problemas. Vamos a ello

La velocidad controla la luz ambiente, el diafragma el flash

Este es el primer concepto que debe quedar claro cuando vayamos a realizar fotografías con flash en exteriores. Claro que esta frase viene de los tiempos de la fotografía química, donde el iso no lo podíamos cambiar entre toma y toma. Pero para hacernos una idea, pensemos que el iso no es una variable sino una constante. En dicho supuesto, entonces tendremos que en nuestro esquema velocidad / apertura, elegiremos unos parámetros u otros recordando dicha premisa: la velocidad controla la luz ambiente y el diafragma el flash.

Es muy sencillo de comprobar. Coge tu flash, en exteriores claro, y ponlo en manual. Elige una potencia más o menos alta, pongamos 1/4, y dispara hacia una persona. Ésta quedará bien o mal expuesta por el flash dependiendo únicamente del diafragma que hayamos escogido, por lo que para adecuar la potencia del flash, deberemos elegir un diafragma adecuado. Pero en ese paso, es probable que hayamos tenido que cerrar mucho y nos hayamos comido toda la luz ambiente. Pues bien, para recuperarla, la técnica es ir modificando la velocidad, pues ésta no actúa sobre la exposición del flash. Eso si, hay que tener en cuenta que si la ponemos demasiado lenta, posiblemente la luz ambiente empiece a ser superior a la potencia del flash, por lo que tampoco estaremos haciendo las cosas bien.

No obstante, esta premisa debemos interiorizarla a fuego en nuestro cerebro: la velocidad controla la luz ambiente, el diafragma el flash. Prometo intentar salir cuando haga menos frío y tomar unas fotos explicando en detalle este concepto, pero de momento lo vital es memorizarlo como si fuese el abecedario de la foto con flash en exteriores.

El flujo de trabajo recomendado para configurar el disparo

Una vez que tenemos claro el primer concepto, el flujo de trabajo que yo recomiendo para configurar correctamente la exposición de flash y luz ambiente en nuestra toma es el siguiente:

  • Primero el ISO. Escoge el que quieres usar para trabajar. Cambiar este parámetro nos obliga a cambiar los demás, salvo si disparas el flash en TTL, que entonces éste calculará automáticamente el destello necesario.
  • Escoge el diafragma que quieras emplear por motivos creativos. Puede que quieras disparar con un diafragma más abierto para tener una menor profundidad de campo, puede que prefieras un diafragma más cerrado para tener todo a foco. Es decisión tuya, pero aquí está la primera a tomar
  • En base al diafragma que has elegido, elige la potencia del flash adecuada para conseguir la exposición deseada en el sujeto a retratar. Si tienes el flash configurado en manual, recuerda que cada vez que subas el doble la potencia del flash, estarás consiguiendo un paso de diafragma más. Por ejemplo, si hemos escogido un diafragma de f8 y ponemos el flash a 1/32 pero vemos que nuestro retrato está subexpuesto un paso, solamente tendremos que subir el flash al doble de potencia, esto es 1/16 (y así sucesivamente 1/8, 1/4, 1/2, 1/1). Si estás disparando en TTL el flash la cosa cambia, ya que la exposición de éste será automática, pero aún así podrás compensar hacia arriba o hacia abajo si ves que el sujeto queda subexpuesto o sobreexpuesto con la compensación a la exposición del flash.
  • En último lugar, escoge la velocidad adecuada para obtener la luz ambiente que deseas. A mi me gusta subexponer un poco la luz ambiente, por lo que por lo general en este punto yo dispararía a velocidades de obturación algo más rápidas de lo habitual.

Limitaciones técnicas más comunes en el uso de flash en exteriores y posibles soluciones

Esta norma general tiene una serie de limitaciones. Finalmente, disparar en la calle hace que tengamos que combatir con la luz ambiente, y dependiendo de la cantidad y la calidad de esta, puede surgir una gran cantidad de situaciones problemáticas que deberemos resolver. Pero hay soluciones para todo, claro. Pasaré a repasar alguna de ellas

El flash es más potente de lo que queremos.

Muchas veces queremos usar un diafragma muy abierto y, pese a bajar el iso todo lo posible y usar la potencia de flash más baja, el sujeto sale sobreexpuesto por el flash. Esto es muy común debido a que el flash tiene una potencia de destello máxima, pero también mínima, y si esta potencia mínima es mayor que el diafragma que estamos usando, obviamente el resultado será una imagen sobreexpuesta. Para estos casos la solución básica es utilizar un filtro de densidad neutra. Estos filtros lo que hacen es restar luz, son una especie de filtros oscuros que bajan varios diafragmas la exposición, lo cual ayudará a que podamos contrarrestar ese exceso de potencia. Tenemos multitud de filtros nd a precios que van desde los 15 euros hasta infinito, obviamente como todo los más caros son mejores. Yo en su día me deje mis cien euretes en este pack de filtros ND de la marca Haida, y la verdad que estoy muy contento por su portabilidad y por los resultados. Eso si, 3 filtros a unos 100 euros y de 72mm de diámetro que son los míos, sé que no son “primeras calidades”, pues el precio de uno bueno, de uno solo, ronda esos 100 euros. Estos filtros además nos sirven para disparar a diafragmas abiertos a plena luz del día (olvidándonos aquí del flash), o incluso hacer largas exposiciones de día… para mí, una herramienta útil y que tiene muchas posibilidades creativas. Aquí os dejo una larga exposición con flash realizada a luz del día que solo fue posible utilizando estos filtros

Otra solución para este problema es, obviamente y como veremos en próximos tutoriales, separar el flash del retratado. Así entrará en juego la regla del cuadrado inverso (que explicaré como digo a grandes rasgos en próximas entregas) y podremos hacer que la intensidad que llegue hasta el retratado disminuya. Pero esto tiene a su vez un inconveniente en el que profundizaremos otro día, pero que brevemente indicado sería que la textura de la luz depende del tamaño relativo de la fuente de la luz al sujeto iluminado, con lo que al alejar el flash, disminuye dicho tamaño relativo, por lo que la textura de la luz (suave, dura…) se ve alterada también. Es una solución, si, pero puede generar a su vez un problema nuevo.

La luz ambiente es más potente de lo que queremos. 

Este será otro de los problemas que nos encontremos por lo general. Por ejemplo, si estamos disparando en las horas centrales del día y situamos el sujeto a pleno sol, puede que subamos la velocidad de obturación a la máxima velocidad de sincronización con el flash (la máxima velocidad a la que es posible disparar nuestra cámara de modo que todo el sensor pueda estar al descubierto en el momento de destello del flash) y aún así la luz ambiente sea demasiado potente para lo que queremos plasmar en nuestra fotografía. Si pensamos que con mayor velocidad de obturación podemos resolver este problema, de nuevo tenemos dos soluciones muy sencillas: una es el citado filtro ND que explicaba en el anterior punto, eso si, hay que tener en cuenta que el filtro ND afecta a toda la exposición, por lo que si estamos disparando el flash en manual, habrá que subir la potencia de éste tantos pasos como diafragmas reste el filtro ND, ya que si hacemos lo contrario, es decir, abrir diafragma de nuestro objetivo, la exposición de luz ambiente volverá a cambiar y nos encontraremos con el mismo problema.

Otra de las soluciones a este problema es disparar un flash con sistema HSS o de sincronización rápida. Con la marca que yo trabajo esto puede hacerse con sus propios flashes si pones la cámara y el flash en modo “Auto FP”. Básicamente, hasta donde sé, este sistema funciona haciendo que el flash dispare varias veces seguidas para que de tiempo a iluminar toda la imagen en el paso de las cortinillas que sucede durante la obturación. En resumen: podrás disparar a un tiempo de exposición más rápido, pero perderás potencia de destello, ya que el flash ha de disparar varias veces casi simultáneas, y no podrá entonces hacerlo a plena potencia. Por lo tanto, con esta estrategia puede que solucionemos nuestro problema, pero no a ciencia cierta.

La solución más obvia y más efectiva es esta última: añadir más potencia de flash (incluso en combinación con alguna de las dos propuestas anteriores). Ambas soluciones anteriores influyen directamente en la potencia del flash, por lo que lo único que si que nos garantiza poder “matar” esa luz del sol a plena potencia es añadir mayor potencia de flash. Pero recuerda que cada vez que quieras “comerte” un diafragma de luz ambiente, deberás añadir el doble de luz. Por ejemplo, si ya tenías un flash a plena potencia, deberás añadir otro flash igual también a plena potencia para ganar un diafragma. Pero si ya tenías dos flashes, necesitarás otros dos, y si tenías tres, otros tres… Para evitar tener que poner (y comprar) seis flashes de mano, yo he optado por comprar recientemente un Godox AD 200 (y seguramente compre en breve una segunda unidad) que por un precio próximo a los 300 euros tiene la potencia aproximada de tres flashes de mano juntos, pero el tamaño de un poco más de uno de ellos. Además, se controla totalmente en remoto desde un disparador de la propia godox como el X1, y puede utilizarse con multitud de modificadores. Ahora en mis sesiones “ligeras” (cuando no quiero sacar los bowens de estudio a la calle) llevo mis tres flashes de mano, que como decía espero reemplazar por otro AD200, y el citado Godox. Precisamente el otro día estuve haciendo una sesión a plena luz, y puedo garantizar que la luz de dos de estos es suficiente para lo que tengo en mente. Aquí os dejo una de las fotos

Aunque luego quedaría otra posibilidad final que es simplemente cuestión de lógica. Si colocando al sujeto a plena luz (como en la fotografía superior) no conseguimos una exposición de flash correcta para compensar la luz ambiente y “rellenar” las sombras creadas por el sol (en la foto superior, el sol viene por detrás a la derecha de la imagen, por lo que el cuerpo y el rostro estarían totalmente en sombra si no hubiera utilizado el flash para rellenar dichas sombras), la solución más económica y sencilla es situar al sujeto en una zona de sombra, o crearle una sombra usando una pantalla (es uno de los usos típicos de esos económicos reflectores 5 en 1 circulares que recomendaba en el artículo del equipo necesario para la fotografía con flash en exteriores). De esa manera, nuestro flash ya no tendrá que competir en la luz que cae sobre el sujeto a retratar, aunque perderemos por lo general una de las ventajas o características de disparar en exteriores: usar la luz del Sol como fuente secundaria de iluminación. Si volvemos a mirar la foto superior, veremos que el Sol está siendo usado como luz de contra que separa todo el lado derecho del retratado (su izquierdo) del fondo con una línea de iluminación intensa.

Si llevamos a nuestro retratado a una sombra, a no ser que el sol ya esté cayendo en ángulos muy bajos, perderemos la capacidad de combinar ambas luces (sol + flash) sobre el cuerpo o rostro, como puede verse por ejemplo en esta otra fotografía de la misma sesión

Quizá el mejor consejo en este punto sea el más obvio de todos: evita las horas centrales del día para tus sesiones de retrato en exteriores

El disparo del flash remoto no responde correctamente en exteriores

Añado esta última limitación que afectará sobre todo a aquellos de vosotros que disparéis con un sistema de infrarrojos, y casi estoy pensando más concretamente en aquellos que utilicéis Nikon y su sistema de disparo inalámbrico integrado en muchas de sus cámaras y flashes conocido como CLS. Este sistema de control y disparo remoto de los flashes desde la propia cámara es fantástico, yo llevo utilizándolo años y hay fotógrafos como Joe McNally que emplean este sistema prácticamente para todos sus trabajos (a él más le vale, es embajador de Nikon que casi solo habla de las bondades del sistema CLS).

Como digo, el sistema es una delicia: desde la propia cámara, siendo en muchas el flash integrado el que hace de disparador, puedes usar tus flashes en modo TTL, compensar la exposición, usar tres grupos de flashes con su configuración cada uno de potencia, etcétera. Pero la gran limitación que tiene es que el sistema es por infrarrojos, lo que hace que en situaciones de mucha luz en exteriores, el invento falle más que una escopeta de feria. Aquí tenemos que valorar: si ya tenemos nuestra cámara Nikon con el sistema CLS y nuestros flashes correspondientes compatibles (que pueden ser o no de Nikon) y simplemente estamos experimentando, podemos perfectamente permitirnos el lujo de fallar disparos. Pero en otras ocasiones cada disparo será vital, por lo que sería recomendable pasarse a un sistema de emisores / receptores que funcionen por radio, que no solo nos permitirán disparar a pleno sol, sino que además nos permiten disparar fuera de la línea de visión del flash, a través de paredes, etcétera.

Este conjunto de emisor / receptor puede ser lo más simple del mundo como esta pareja Neewer FC-16, que por 20 euros tienes el emisor y el receptor, y luego por 14 euros adicionales puedes ir añadiendo receptores para cada flash, pero que únicamente te permitirán disparar los flashes de manera remota pero no configurarlos (son los recomendados para flashes totalmente manuales o no compatibles con nuestros sistemas TTL del fabricante de nuestra cámara). Pero si queremos irnos hacia algo que nos permita, desde la propia cámara, controlar la potencia de los flashes, incluso hacer grupos y demás, existen soluciones cada día a precios más competitivos y compatibles con variedad de marcas. Yo recientemente he comprado un emisor Godox X1 por unos 40 euros que, emparejado con sus receptores Godox X1r, también rondando los 35 / 40 euros la unidad, convierten gran variedad de flashes de terceros en equipos controlables y disparados de manera remota por frecuencia de radio

¡Seguimos en próximas entregas!

Hasta aquí este artículo, que ya va por las 2500 palabras y hay que digerirlo 🙂 Espero os hayan servido estos conceptos y estos consejos para luchar contra las limitaciones del uso de flash en exteriores que os cuento principalmente desde mi propia experiencia trabajando este tipo de fotografía los últimos años. No quiero irme sin haceros recordar lo importante del primer concepto: la luz ambiente la controlamos con la velocidad de exposición, y la luz del flash con el diafragma. Es vital interiorizar este concepto para que nuestro flujo de trabajo sea más dinámico y consistente. Nos vemos en la próxima entrega en la que hablaré de las características principales de la luz de flash y su uso en exteriores combinada con la luz ambiente. Gracias por leer y ya sabéis que podéis ver mis trabajos y contactar conmigo en mi web

Anterior Mónica Egido seleccionada #photodemicadelmes
Siguiente Polaroid regresa al mercado de las cámaras fotográficas analógicas

3 Comentarios

  1. […] Continúa esta serie de artículos con su segunda parte: Conceptos básicos del uso del flash en la fotografía de exteriores […]

  2. Nico
    18 febrero, 2018

    Hola. Yo tengo un transmisor y receptor godox fc-16. Ya los había probado para disparar el flash y la cámara de forma remota. Pero ahora ya no funciona ninguna. Que puedo hacer? Ya revise todo.

    • 19 febrero, 2018

      Hola Nico. Pues posiblemente sea un tema de baterías, que no funcionen (principalmente la del emisor) o bien podría ser que la configuración de seguridad no esté sincronizada en emisor y receptor (las pequeñas patillas que lleva cada dispositivo han de estar en la misma posición). Te recomendamos quitar las baterías siempre, pues incluso podría ser que apagado consuma las mismas. Espero que así funcione