La fotografía de paisaje es una de las más impresionantes e inspiradoras entre todas las disciplinas fotográficas que existen. Estas fotografías nos invitan a admirar, a sorprendernos y a dejar volar nuestra imaginación hacia sitios que no conocemos, o a verlos desde una nueva perspectiva. A nivel personal la fotografia de paisaje cambia la percepción sobre aquello que nos rodea; pasamos a ser mucho más conscientes de nuestro entorno y aprendemos a verlo y leerlo de una forma completamente diferente. Aprendemos a entender y predecir la luz, la climatología, los crepúsculos, la astronomía y un sin fin de elementos más que hacen que el mundo se abra y lo descubramos con una belleza y admiración como no nos habíamos parado a verlo antes.

Sin embargo este camino se va recorriendo poco a poco y, muchas veces, no resulta fácil ya que la fotografía de paisaje es una de las disciplinas más complejas y exigentes al ser muchos los factores externos que se escapan de nuestro control. En los comienzos no debe existir frustración por no poder conseguir esas fotografías de paisaje soñadas. El camino es largo pero es bonito recorrerlo y darse cuenta como este nuevo mundo se va abriendo ante tí, mejorando tu visión y fotografía paso a paso.

Al contrario de lo que se puede pensar, la fotografía de paisaje muy rara vez es espontánea. En la gran mayoría de ocasiones la toma será fruto de un proceso de planificación, que puede verse truncado o engrandecido por la luz; la variable fundamental que tendremos que predecir, entender y controlar.

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra

Introducción a la fotografía de paisajes

En esta primera aproximación a la fotografía de paisaje intentaré resumir cuales son los elementos necesarios para poder llegar a conseguir esas fotografías con las que soñamos. Se trata de una guía básica para introducir futuros artículos en los que entraré en más detalle en cada uno de estos factores.

El objetivo de este artículo es guiar a aquellos que están iniciándose en la fotografía de paisajes para que encuentren las temáticas donde necesitan profundizar de cara a mejorar sus trabajos. Nos centraremos en estos 6 procesos, en esta entrada solamente veremos los tres primeros puntos y en la siguiente daremos forma a los tres últimos.

  • Inspiración – Motivación: Profundiza y piensa qué quieres captar y transmitir con tu fotografía.
  • Planificación: Analiza exhaustivamente las condiciones del lugar donde vas a fotografiar
  • Equipo fotográfico: Qué elementos son indispensables en la fotografía de paisaje
  • Composición: Cuida este elemento para que tus fotos tengan equilibrio y fuerza visual
  • Edición – Procesado: Qué proceso queremos aplicar para el resultado final de nuestras tomas
  • Uso – Importación: Cual es la última finalidad de nuestra foto; uso web o impresión.

Inspiración // Motivación

Hay fotógrafos de paisajes que anteriormente ya eran amantes de la naturaleza y empezaron a usar la fotografía para documentar esos momentos de exploración. Otros fueron, en un primer momento, aficionados a la fotografía y fue ésta la que los empujó a salir y descubrir nuevos lugares. Sea cual sea la motivación por la que empezamos a interesarnos por la fotografía de paisajes, es importante tener en mente qué es lo que queremos conseguir, imaginar tu foto ideal y darle forma. Y la mejor forma de comenzar este proceso es dejarnos inspirar por trabajos anteriores de otros fotógrafos.

Por supuesto la visión, imaginación y creatividad de cada persona es diferente, y es un punto diferencial que hace a unos fotógrafos más versátiles y visionarios que a otros. Pero debemos ser conscientes de que la inspiración repentina rara vez se produce y antes de ir a un determinado sitio es importante analizar qué tipo de paisaje nos vamos a encontrar, qué puntos positivos o negativos puede tener, qué ideas creativas y diferentes pueden llevarse a cabo, etc.

Para realizar este ejercicio será muy útil servirnos de inspiración a través de fotografías que ya se han tomado en ese lugar y que realmente nos inspiran y motivan a ir a capturarlas. Así, este “previaje” empieza desde la inspiración, a través de otros fotógrafos, webs de fotografía y de viajes, revistas, reportajes, etc.

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra

Planificación de la fotografía de paisaje

La planificación, junto con la edición/procesado y la composición, es elemento diferenciador de cualquier fotógrafo de paisaje y naturaleza. Se puede decir que las probabilidades de que consigas una buena fotografía de paisaje se debe en un altísimo porcentaje a la planificación de la toma. El flujo de trabajo que recomiendo seguir para lograr una buena planificación es el siguiente:

  • Analiza qué oportunidades vas a tener; dependiendo del tipo de paisaje que vas a encontrar y la época del año en la que la visitas. Ten muy en cuenta las previsiones meteorológicas para ese día.
  • Prepara a conciencia dónde están situadas las mejores localizaciones. Recomiendo situar en un mapa tanto las localizaciones de fotografías concretas (obtenidas en el paso previo de inspiración), como las áreas donde creemos que puede haber buenas oportunidades.
  • Estudia cada uno de los detalles que afectan a la toma que vas a realizar: dirección por la que sale o se esconde el sol, recorrido de la vía láctea y fase lunar en el caso de tratarse de fotografías nocturnas o incluso detalles más concretos, como a qué hora el sol va a crear el arcoiris en una catarata. Existen aplicaciones móviles muy útiles para algunas de estas situaciones, como por ejemplo saber las horas de salida y puesta de sol, y la dirección que éste tendrá en una hora concreta en el lugar donde vamos a fotografiar.
  • Asegúrate de tener las localizaciones a mano sin necesidad de cobertura o internet. Para ello importarlas a través de diferentes aplicaciones como Googleearth, mymaps, maps.me, etc.

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra

Equipo necesario para la fotografía de paisaje

En fotografía de paisaje el equipo dependerá de varios factores. Sin embargo, podemos definir un equipo básico con el que poder trabajar nuestras fotografías de paisaje.

Cámara para fotografía de paisajes

Preferiblemente una cámara reflex o cámara mirrorless/sin espejo. Estas últimas llegaron al mercado hace solo unos años y permiten tener la gran mayoría de virtudes de una cámara reflex tradicional pero con la ventaja de tener un peso y tamaño reducido.

Además, encontraremos también una distinción según el tipo de sensor, donde tenemos la mayoría de camaras de iniciación o semiprofesionales con sensor recortado (Aps-c) y las cámaras de sensor o formato completo (Full frame) asociado a la mayoría de cámaras profesionales y algunas semiprofesionales.

Objetivos y lentes necesarias

En general sería aconsejable tener ópticas que cubran distancias focales desde 10 – 11 mm hasta 200 mm. Sin embargo, para paisaje la lente predilecta será el angular y el gran angular, abarcando focales desde los 10 mm hasta los 24 mm para poder cubrir bien cualquier escena. Generalmente y dependiendo del tipo de fotografía podemos encontrar:

Ojo de pez

Focales que capturan ángulos de visión desde los 180 a los 360 grados. Son las focales más amplias y con una marcada distorsión. Con ellas podemos capturar prácticamente toda la escena. Ideales para crear escenas originales y tomar fotografías diferentes o time-lapses.

Gran angular/angular

Focales desde los 10/12mm hasta los 24 mm. Con estas focales abarcaremos una gran parte de la escena. Como hemos comentado anteriormente, son las focales idóneas para paisajes y tomas creativas con grandes primeros planos y paisajes de fondo. La siguiente foto la he realizado con el fabuloso gran angular de Nikon, el 14-24 f2.8

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra.

Focales medias

Focales entre 24mm y 70 mm. En este rango encontraremos las focales clásicas más acostumbradas a nuestro ojo como puede ser una focal alrededor de los 35mm o focales más largas como por ejemplo 50 mm con la que podemos capturar escenas más reducidas o centrarnos en algunos detalles, como por ejemplo en esta imagen que realicé con el Nikon 50mm 1.4 en el Parque Nacional de Yosemite, en California, justo al amanecer

Yosemite Rising sun © Daniel Zafra.

Focales largas

A partir de 70 mm encontraremos las focales largas. Estas se utilizan principalmente para fotografiar paisajes a larga distancia y detalles muy concretos. También son los objetivos protagonistas para la fotografía de naturaleza y fauna. Con una de estas ópticas pude realizar esta fotografía en Banff, Canadá, en concreto utilicé un Nikon 55-200

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra.

Otros factores a tener en cuenta de cara a elegir nuestros objetivos para paisaje son:

  • Luminosidad: Medida por la relación focal o número f del objetivo. Cuanto más bajo sea ese número f más luminoso será el objetivo. Para paisaje normalmente utilizaremos aperturas medias tratando de buscar el llamado “punto dulce” del objetivo, entre f 8 y f 11, mientras que para otro tipo de fotografías como nocturnas por ejemplo intentaremos utilizar objetivos lo más luminosos posibles, con aperturas entre f 2’8 y f 4.
  • Estabilizador: En angulares los objetivos no suelen estar estabilizados, sin embargo para focales largas zoom por encima de 70 mm es importante tener en cuenta si el objetivo está estabilizado o no para cuando utilicemos el objetivo sin trípode.

Filtros

Fundamentales para algunas escenas de fotografía de paisaje, especialmente en fotografía de larga exposición. Los filtros nos ayudarán a jugar con el tiempo y la luz ayudando a crear efectos imposibles de captar con el ojo humano como el movimiento de elementos como el agua, las nubes o la niebla. Los principales filtros que podemos encontrar son:

Filtros protectores UV. Son cristales protectores transparentes, ya que no añaden ni restan ningún punto de luz. Solo sirven como protección extra para el cristal del objetivo.

Filtros de densidad neutra. Quitan pasos de luz para poder hacer exposiciones más largas incluso con luces diurnas duras. Hay de varios tipos dependiendo de la cantidad de luz que queremos que resten. Los principales restan 3, 6 o 10 pasos de luz. Esta fotografía por ejemplo solamente fue posible gracias a que utilicé un filtro de densidad neutra de 6 pasos

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra.

También existen filtros degradados de densidad neutra que ayudarán a restar luz pero de forma gradual. Éstos son ideales para escenas donde tenemos un rango dinámico elevado con una gran diferencia entre luces y sombras.

En cuanto al tipo de soporte para los filtros encontramos dos sistemas:

  • Filtros de rosca: Son circulares y se enroscan al objetivo. Son más económicos pero por contra más limitados.
  • Filtros cuadrados/rectangulares: Se introducen dentro de un portafiltros que a su vez va adjunto a la lente a través de una anilla. Son más grandes y caros pero más versátiles que los filtros de rosca.

Personalmente utilizo filtros cuadrados en portafiltros. El portafiltros que utilizo es uno igual a este Lucroit de 165mm, junto a este filtro de seis pasos HQ y este otro de filtro de densidad neutra de 10 pasos

Trípode y Rótula

Será otro de los elementos esenciales en fotografía de paisaje. Uno de los requisitos principales para fotografiar paisajes es la nítidez, la cual solo se logra evitando movimientos y vibraciones de la cámara. Para ello será imprescindible usar un trípode en todas las escenas de paisaje, especialmente cuando fotografiemos escenas crepusculares y nocturnas.

Elegir un trípode no es nada sencillo, ya que hay muchos factores a tener en cuenta. Las principales variables a considerar son:

Tamaño. Se debe tener en cuenta tanto nuestra altura como el lugar donde lo queremos transportar. En la actualidad hay un gran número de trípodes de viaje ideales para transportar fácilmente,

Peso. Mayor peso significa mayor estabilidad, pero también mayor peso en la espalda cuando carguemos con él, sobre todo en rutas de senderismo. Por ello, quizá sea uno de los elementos más determinantes a la hora de elegir un trípode y en el que más difícil sea encontrar un equilibrio.

Material. Los de aluminio son más pesados pero más asequibles mientras que los de fibra de carbono serán más livianos y compactos pero con un precio bastante más elevado. También hay trípodes de plástico, normalmente regalado en Kits de iniciación o vendidos por un precio muy bajo; No recomiendo el uso de estos trípodes en ningún caso ya que pondremos el resto de elementos de nuestro equipo en riesgo con un soporte de este material.

Rótula. Por otro lado, tenemos que elegir también la rotula donde la cámara irá ajustada al trípode. Es otro elemento muy importante ya que nos ayudará a tener más estabilidad a la vez que facilitará el trabajo de movilidad de la cámara. Habrá también diferentes tipos, siendo las principales la rótula de bola y la rótula de cremallera a través de palancas regulables.

Personalmente utilizo esta combinación de trípode + rótula con resultados fantásticos.

Disparador remoto

Siguiendo con esa búsqueda de nitidez, aún teniendo un trípode y rótula correctamente estabilizados, cualquier mínima vibración puede arruinarnos una foto. Tienes que tener en cuenta que el simple hecho de pulsar el disparador de la cámara con el dedo puede producir trepidaciones. Para evitar esto, utilizaremos un disparador remoto bien con cable conectado a la cámara, o bien sin cables a través de infrarrojos. Hay versiones económicas de disparador con cable, y también tenemos intervalómetros muy económicos, que nos sirven para no solo disparar la cámara sino para controlar la duración de la obturación en modo “bulb”, perfecto para la fotografía nocturna. El que yo utilizo es este disparador Pixel T9

Linterna frontal

Indispensable cuando hagamos fotografía nocturna de cara a poder trabajar con las manos libres. Además lo podemos utilizar como elemento de iluminación exterior. Por supuesto habrá más elementos de equipo fotográfico que podremos usar dependiendo del tipo de fotografía de paisaje que hagamos y de nuestros gustos. Así, podemos resumir otros ejemplos:

  • En fotografía nocturna: si queremos utilizar iluminación artificial podremos ayudarnos de linternas normales o linternas LED, flashes, geles de color, etc.
  • En largas exposiciones o Star trails: apoyarnos de un Grip que nos aporte batería adicional.
  • En fotografía panorámica: Soportes en L y bases niveladoras para el trípode, etc.

 Con esto concluyo este primer acercamiento a la fotografía de paisajes, en la que he tratado de hacer un recorrido sobre las primeras piedras que debemos colocar para iniciarnos en esta fantástica práctica que nos llevará a conocer el mundo en todo su esplendor. Puedes encontrar aquí la segunda parte de este artículo si este te ha interesado. Nos vemos en los siguientes artículos y recuerda que puedes seguir mis trabajos como fotógrafo de paisajes en mi web

Todas las fotografías de esta entrada tienen los derechos reservados, propiedad de su autor, Daniel Zafra

Anterior Regalos para fotógrafos por menos de 100 euros
Siguiente ¿Qué quiere ver un editor profesional en tu porfolio online?

2 Comentarios

  1. […] estampa posible. Esto exige una planificación y un equipo que repasé en ese primer artículo, Iniciándose en la fotografía de paisajes: consejos iniciales y equipo recomendado.  Pero además de estos ámbitos, ya adelanté en aquella entrada que hay otros tres puntos […]

  2. […] posibles. Por ejemplo, como nos mostraba el fotógrafo de paisajes Daniel Zafra en su artículo Iniciándose en la fotografía de paisajes: Equipo recomendado, hay elementos cruciales como un buen trípode o unos filtros de densidad neutra vitales para este […]