Como comentaba en mi anterior y primer artículo en photodémica, la fotografía de paisajes puede darnos grandes momentos si tenemos en cuenta ciertas normas básicas para capturar la mejor estampa posible. Esto exige una planificación y un equipo que repasé en ese primer artículo, Iniciándose en la fotografía de paisajes: consejos iniciales y equipo recomendado.  Pero además de estos ámbitos, ya adelanté en aquella entrada que hay otros tres puntos fundamentales a la hora de conseguir la mejor imagen posible en nuestros viajes o excursiones a la naturaleza:

  • Composición: Cuida este elemento para que tus fotos tengan equilibrio y fuerza visual
  • Edición – Procesado: Qué proceso queremos aplicar para el resultado final de nuestras tomas
  • Uso – Importación: Cual es la última finalidad de nuestra foto; uso web o impresión.

Es ahora en este nuevo texto que paso a repasar estas tres materias, tratando de arrojar algo de luz sobre qué funciona mejor según mi propia experiencia como fotógrafo de paisajes y viajes

Composición

Más allá de los megapixels de la cámara, la luminosidad del objetivo o el material que tengamos, lo que va a diferenciar nuestra fotografía con nuestra impronta personal será el tipo de composición que hagamos.

En fotografía, como en la pintura y en otras artes, la composición es el conjunto de puntos que va a determinar si nuestra fotografía es estéticamente atractiva, está equilibrada y tiene la suficiente fuerza visual.

La composición engloba muchos elementos, y no es algo que se pueda aprender de forma rápida o sencilla. El proceso de aprendizaje sigue muchas fases, desde el estudio de obras pictóricas hasta el propio estudio de las proporciones clásicas, pasando por la atención al lenguaje visual y el visionado de muchas fotografías, especialmente de autores reconocidos por su experiencia en este campo.

Algunos de los elementos más importantes que tendremos que tener en cuenta son el orden espacial y esquema básico de la imagen, las proporciones, el equilibrio, los puntos de corte, el comportamiento de la luz, el esquema tonal y teoría del color y por supuesto el mensaje que queremos transmitir.

Uno de estos elementos con los que podemos empezar a jugar y probar en nuestra fotografía son las proporciones. Recomiendo revisar el texto de uno de los mejores paisajistas en España como es Jose Benito Ruiz donde explica tanto las diferentes proporciones en fotografía como la utilización y lo que podemos transmitir con cada una.

Además de recomendar ver mucha fotografía de calidad, en nuestros comienzos hay grandes libros que nos pueden ayudar como por ejemplo “El ojo del fotógrafo” de Michael Freeman.

Y por supuesto, junto con este estudio y análisis la mejor forma de aprender es practicar, intentando llegar a la interiorización de estos conceptos y a su uso de forma inconsciente una vez estemos fotografiando.

Edición/Procesado de fotografías de paisaje

Una vez nuestra fotografía ha salido de la camara tenemos la opción de decidir si queremos editar nuestra fotografía de cara a buscar un resultado más fiel con la realidad que veíamos en el momento de la toma o ir más allá con el procesado potenciando diferentes aspectos de la fotografía y dejando también nuestro sello particular.

Este punto es completamente opcional, y será una decisión personal el decidir si queremos que nuestras fotografías tengan un aspecto más “purista” o un acabado más cercano al fine art.

Lo que si puedo aconsejar en esta entrada es disparar en formato RAW, ya que de esta forma tendremos la opción de o bien dejar la foto prácticamente como sale de la cámara o ampliar al máximo la información recogida por el archivo para tener esa posibilidad de llevarla a los límites de la edición y procesado.

Son muchos los programas y plugins que podemos utilizar para este paso, la gran mayoría similares a los que usamos para otras disciplinas fotográficas. Los más conocidos: Lightroom para edición fotográfica y photoshop para procesado. Hay también alternativas como Capture one, Luminar, Aurora, etc ofreciendo muchos de ellos aplicaciones extras a las básicas que encontramos en paquetes más tradicionales.

Fotografía Paisaje © Daniel Zafra

 Panorámica de 6 fotos verticales unidas en Lightroom y procesada en Photoshop

Uso e importación

La última decisión fotográfica que tenemos que tomar relacionada con nuestra fotografía es la finalidad de ésta, para darle el formato necesario dependiendo de su uso.

Uso digital

Es decir, si queremos compartir nuestra fotografía en nuestra página web, blog, redes sociales, etc. Dependiendo del destino web que tenga así como de las características de la fotografía (horizontal, vertical, formato…) tendremos que parametrizar un tipo de extracción diferente para cada fotografía. Esto es muy intuitivo y sencillo de realizar creando perfiles de extracción en nuestra aplicación de edición como Lightroom o Photoshop. En este campo es importante diferenciar a qué destino va cada toma, ya que en redes como Facebook usaremos un tamaño más reducido mientras que en otras como 500 px utilizaremos mayores resoluciones.

Impresión

El formato de salida tradicional. Al igual que con las salidas web en este punto es también importante saber qué tipo de impresión queremos realizar, ya que el tipo de extracción de la fotografía se tendrá que ajustar a ello.

A continuación nombraremos los principales factores a tener en cuenta.

Formato: Tamaños clásicos horizontales 10×15, 30×45, verticales, panorámicos…elegiremos basándonos tanto en el tipo de fotografía que hemos hecho como en el tamaño de impresión que queremos.

Material de impresión

  • Papel brillo o mate. La decisión va tanto en función de la fotografía como de nuestro gusto personal así como del soporte donde va a ir nuestra toma. En un gran número de fotografías de paisaje el mate aporta una gran nitidez y detalle que puede costar más apreciar con el brillo, como por ejemplo en fotografías con detalles en las sombras. En paisaje nocturnos a través de la impresión eliminaremos gran parte del ruido existente pero a la vez perderemos detalle en las zonas más oscuras.
  • Lienzo. Compuesto por fibra textil, da un aspecto de cuadro clásico y original en muchas composiciones.
  • Metacrilato. Proporciona un gran efecto de profundidad y realismo, especialmente con algunas texturas y colores como los del agua. Provoca reflejos por lo que tendremos que saber muy bien donde lo vamos a colocar.
  • Aluminio Dibond. Aporta una gran nítidez, además de ser muy resistente a la corrosión atmosférica.

Hay muchos más formatos, materiales y posibilidades, pero con estas podréis obtener unos formatos de salida impactantes y de calidad en vuestras fotografías de paisaje.

Con todos estos puntos espero haber ayudado a realizar una aproximación al mundo de la fotografía de paisaje, a lo largo de otros posts intentaré detallar más específicamente algunos de estos puntos así como abordar otros aspectos también relacionados.

Me despido de vosotros hasta el próximo artículo con una foto que espero os inspire y anime a salir y capturar la belleza que nos rodea.

Fotografía Naturaleza © Daniel Zafra

Todas las fotografías de esta entrada tienen los derechos reservados, propiedad de su autor, Daniel Zafra

Anterior Dash Snow y el verano que no acaba
Siguiente Cinco libros que te ayudarán a mejorar como fotógrafo

1 Comentario

  1. […] fantástica práctica que nos llevará a conocer el mundo en todo su esplendor. Puedes encontrar aquí la segunda parte de este artículo si este te ha interesado. Nos vemos en los siguientes artículos y recuerda que puedes seguir mis […]