En fotografía, como en todo en la vida, hay muchos caminos para llegar al mismo lugar. En mi experiencia, ser autodidacta no significa únicamente aprender con el método de prueba error. Significa también acudir a una bibliografía existente que puede ayudarnos a descubrir y mejorar técnicas fotográficas que de otra manera habríamos tardado mucho más en comprender y desarrollar. En mi caso personal, ha habido varios libros que me han ayudado mucho en esos momentos de aprendizaje en los que, tras una primera fase entusiasta en donde todo lo que descubres te parece un gran avance y te fascinan tus fotografías, llegas a esa otra fase de estancamiento y de fuerte autocrítica. Años después llega una fase más realista, en donde ves tus primeras fotos y sabes que, efectivamente, te vino muy bien leer un libro o dos, y apuntarte a un curso que otro para tu desarrollo como fotógrafo 🙂

Quizá la gente más jóven, o incluso no tan jóven, teniendo a mano los fenomenales vídeo-tutoriales de youtube sobre distintas técnicas fotográficas, o miles de webs como esta misma plagadas de consejos, piensen que ni formación presencial ni un libro tengan demasiado sentido a día de hoy. Como consumidor de tutoriales de youtube, cursos y libros, he de decir que cada uno tiene sus ventajas, pero que sin duda los cursos y los libros son por lo general material de superior aporte, al ser normalmente redactados o impartidos por gente con años de experiencia y, a su vez, formación a sus espaldas, mientras que en youtube muchas veces hay una orientación comercial detrás, o una estrategia de marketing en donde tú, como seguidor, eres parte del producto que ofrece el youtuber a las marcas. En definitiva, el video de youtube es un medio, no un fin como lo son los cursos y los libros. Además, youtube ha democratizado el conocimiento, si, pero también el desconocimiento. He visto varios vídeos en donde se trata de explicar por ejemplo la regla del cuadrado inverso, y se hace mal en casi todos ellos, creando al final una noción confusa sobre un concepto tan importante.

Si estás en esa fase de querer profundizar en fotografía, te voy a recomendar aquí cinco libros que a mi personalmente me han ayudado mucho en mi progresión como fotógrafo y espero que lo hagan también en la tuya. Algunos estarán disponibles con facilidad, otros son a día de hoy una pieza casi de colección, pero si te consigues hacer con uno de ellos tendrás un tesoro de la formación fotográfica entre tus manos. Vamos allá

El libro de Mellado

Ya os recomendé este libro en la entrada que compartí junto a compañeros como Juan Pérez Fajardo, Javier Bragado o Rodrigo Jiménez Torrellas en el que cada uno hacíamos una pequeña lista de regalos para fotógrafos por menos de 100 euros. Y me reitero. Muchos con los compañeros con los que hablo normalmente coinciden que el “libro de Mellado” es una piedra de toque perfecta para empezar a crecer dentro de la fotografía. Repasa la fotografía digital desde la configuración óptima de la cámara antes de tomar una foto, pasando por la toma y el procesado posterior, hasta la misma impresión o calibración del monitor. Una visión completa que abre muchas mentes, reforzando sobre todo la mejora a la hora de editar fotografías con su versión actualizada del sistema por zonas de Ansel Adams. Puedes conseguir el libro Los Fundamentos de la Fotografía de José María Mellado por unos 50 euros, y vale lo que cuesta céntimo a céntimo.

El ojo del fotógrafo

Una de las paradas clave en la mejora de nuestras fotografías es sin duda alguna mejorar la composición. Si, al principio entenderemos claves básicas como centrar el horizonte, usar la focal adecuada para cada tipo de fotografía, o la famosa “regla de los tercios”. Pero la composición es un mundo enorme en donde entra en juego los volúmenes, las formas, el color, el ritmo, las simetrías, las perspectivas, los tipos de encuadre, los contrastes, la temática, incluso la psicología humana… un sinfín de elementos que el autor Michael Freeman nos desvela en El Ojo del Fotógrafo, una estupenda obra centrada completamente en la composición.

Las dos biblias de la iluminación

Estos libros son más técnicos y difíciles de digerir, pero si lo que te preocupa es dar un salto gracias a profundizar tus conocimientos en iluminación, son dos piezas clave, el uno u el otro, no hace falta que tengas ambos, aunque yo si me los compré. Obviamente uno es la visión más personal de un fotógrafo experto, y el otro es casi un libro de texto, más aséptico y al grano, pero ambos, en su estilo, son grandes obras sobre la iluminación. Se trata del descatalogado  La iluminación en la fotografía de la editorial Anaya por un lado, aunque hay una versión de Focal Press que comparte a dos de los tres autores del libro de Anaya y el mismo título, no puedo asegurar que se trate del mismo libro. Eso si, parece que esta edición que yo poseo vió en 2012 una revisión de los tres autores también traducido en Anaya, con el título La iluminación en la fotografía, Ciencia y Magia, aunque también parece descatalogado y muy apreciado.

El otro libro creo que incluso es más raro de encontrar, a mi ya me costó en su día hará unos 10 años. Se trata de la obra Matters of Light and Depth de Ross Lowell, que precisamente no es un cualquiera. Lowell es un reputado director cinematográfico, con nominación al Oscar incluída. El libro no es un libro para fotógrafos en exclusiva. Es un libro sobre iluminación en general, principalmente destinado a la producción visual: vídeo, pintura, fotografía… da igual. Sus ideas, conceptos y explicaciones nos enseñan no solo a conocer los distintos tipos de luz, sino a cómo y cuándo utilizarlos. El libro si no me equivoco es de 1992, pero sus conceptos y sus ejemplos son inmortales. Dificil de conseguir, por aquí venden alguna que otra copia de segunda mano de vez en cuando

Un gran libro sobre flash de mano fuera de cámara

Hace años popularizada la técnica como “strobist”, hoy en día es un recurso básico en nuestro camino no solo de aprendizaje, sino de trabajo profesional. Los flashes de mano usados fuera de cámara son una herramienta vital para dar un extra a nuestras sesiones. Y a mi un libro que me abrió mucho la mente es el The Hot Shoe Diaries de Joe McNally. McNally es un embajador de Nikon cuyo trabajo se caracteriza principalmente, o al menos en los últimos años, en aportar iluminación portátil adicional a sus retratos y sesiones, olvidándose de los más pesados y costosos flashes de estudio. Aunque el libro se centra en el material de Nikon, sus ideas y consejos son extrapolables a cualquier flash. Un trabajo que sin duda me ayudó a comprender en profundidad el uso del flash fuera de cámara, pero también el uso del flash montado en cámara para disciplinas como la fotografía de conciertos, en donde el flash usado convenientemente puede ayudarnos enormemente si sabemos lo que hacemos.

Estos cinco libros personalmente me han ayudado mucho a avanzar en aquella época en la que estaba dando mis pasos hacia profundizar en la fotografía, algo que como digo complementé con experimentos propios, formación presencial y material de internet. ¡Espero que encontréis en ellos el mismo apoyo que encontré yo!

Anterior Iniciándose en la fotografía de paisajes: apuntes sobre composición y edición
Siguiente Getty Images y Google anuncian alianza ¿el fin a sustraer imágenes de Google?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *