Getty Images, agencia fotográfica internacional poseedora también de iStock, uno de los sitios de micro-stock más famosos de la actualidad, es probablemente una de las mayores víctimas de el uso indebido de imágenes por parte de empresas y particulares extraídas directamente de Google Images. Estas fotografías, con copyright y a la venta en Getty Images, son facilmente conseguidas por los amigos de no pasar por caja con una simple búsqueda por imagen en Google. De esta manera el usuario, ilegalmente, puede descargar y usar estas fotografías sin pagar a sus autores ninguna cantidad. Pero esto, a la luz de esta nueva alianza, parece que tiene los días contados.

El año pasado Getty Images se puso manos a la obra para atender a las reclamaciones de sus contribuidores y llevaron su caso a la Comisión Europea acusando a Google de tácticas de competencia desleal. Este conflicto llevó a ambas partes a aproximar posturas, y después de trabajar conjuntamente los últimos meses, Google está empezando a reconocer que Getty Images tiene razón en sus demandas. De esta manera, Google se ha comprometido a hacer cambios en su búsqueda de imágenes, el motor desde el cual acceden al contenido estos amigos de lo ajeno. En su compromiso, pretende hacer claramente visible qué imágenes están protegidas por derechos de autor y copyright, así como eliminar el botón de “Ver imagen”, que era la herramienta por la que el público podía descargar sencillamente la imagen sin pasar por la página en la que ésta está alojada, leyendo en ella por ejemplo si las imágenes estaban o no protegidas.

Aunque el acuerdo haya sido a partir de estas demandas de Getty, es una noticia muy satisfactoria para todos los fotógrafos y creadores de imágenes, ya que supone que al fin Google deja de ser una herramienta para facilitar el robo del trabajo ajeno si hacen lo que han prometido. Una gran noticia sin duda para que nuestros derechos empiecen a ser tenidos en cuenta. Acciones como esta también servirán de algún modo para educar a un público que se ha acostumbrado a tener a su alcance imágenes de todo tipo sin preguntarse si quiera si lo que estaban haciendo es legal o no. ¿Os suena eso de “como está en internet, puedo descargarlo”? Esperemos que esta sea una de las primeras piedras para desterrar ese erróneo planteamiento

 

Anterior Cinco libros que te ayudarán a mejorar como fotógrafo
Siguiente Así se engaña a los fotógrafos (y también a las modelos) en el mundo de la moda

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *