En este artículo voy a explicar, a mi manera, que es la profundidad de campo y la hiperfocal. Me consta, por lo que he visto en algunas salidas fotográficas con compañeros, que el término de hiperfocal no queda muy claro, perdiendo tiempo en enfoques innecesarios. Y aunque, por supuesto estos conceptos están relacionados, a la hora de realizar nuestras fotografías, según de qué tipo sean lo utilizaremos de diferente manera.

Profundidad de campo ¿qué es y cómo usarla en la foto de paisaje?

Cuando hablamos de profundidad de campo nos referimos a la zona que vamos a ver nítida en nuestra fotografía tanto por delante como por detrás del sujeto al que estamos fotografiando. Esta zona es aproximadamente el doble por detrás que por delante y básicamente varía en función de la distancia focal, del diafragma y de la distancia a la que nos coloquemos de él. Veámoslo con ejemplos.

En función de diafragma, a mayor apertura de nuestro diafragma menor es la profundidad de campo. Como podemos ver en la fotografía realizada a f8.0 tenemos una mayor profundidad de campo y el primer plano más nítido debido a un diafragma más cerrado.


En función de la distancia, cuanto más cerca nos situemos del sujeto o este nuestro enfoque, menor es la profundidad de campo. En esta fotografía que sigue, hemos enfocado las hierbas del primer plano y prácticamente desde ahí hasta el fondo esta todo desenfocado. En la segunda imagen hemos enfocado a los árboles y tenemos muchísima más profundidad de campo.

En función de la longitud focal, a menor longitud focal de nuestra lente, mayor será la profundidad de campo. Lógicamente porque también tenemos un mayor campo de visión.


Pero si hiciésemos un recorte en la fotografía tomada a 17 mm. de focal dejásemos un encuadre similar a la tomada a 50 mm. , veríamos que ambas están prácticamente igual de nítidas en esa zona. Con la ventaja de que en la de la derecha además tenemos más plano nítido.

Lo normal en fotografía de paisaje es tener el máximo de la imagen nítido, de ahí la importancia de comprender y dominar el concepto de la profundidad de campo y de la hiperfocal que explicaremos después. Por eso, lo recomendable suele ser en nuestras fotos de paisajes disparar con lentes angulares y con diafragmas más bien cerrados

Viendo esto sabemos que si queremos poca profundidad de campo en nuestra fotografía, deberemos usar una longitud focal larga, un diafragma abierto o acercarnos al sujeto. Y si aplicamos las 3 todavía reduciremos más la profundidad de campo. ¿Cuándo la aplicaremos? Cuando queramos destacar a nuestro sujeto principal del resto de la imagen, como por ejemplo en esta foto, en donde gracias a una baja profundidad de campo destacamos al caracol del resto de elementos de la imagen.

Si, por el contrario, lo que queremos es fotografiar un paisaje donde queramos tener la mayor parte de nuestra imagen nítida, aplicaremos todo lo contrario, y aquí es donde entra en juego la hiperfocal, concepto que explicaremos un poco más adelante, aunque para comprender esta hiperfocal, hay otro parámetro que será relevante: el círculo de confusión

¿Qué es el Circulo de Confusión?

Al hacer una fotografía y enfocar, realmente solo enfocamos un plano, todo lo que está a la misma distancia de nuestra cámara, o mejor dicho de nuestro sensor. Realmente lo que está por delante y por detrás de ese plano no esta enfocado aunque si lo veremos nítido tal como hemos visto en la explicación de la profundidad de campo. Esto es debido a que el sensor de nuestra cámara recibe la proyección de la imagen como puntos definidos en el caso de lo que está en el plano de enfoque y el resto de objetos, conforme se alejan de ese plano, se van recibiendo en círculos de menor a mayor tamaño. Si estos círculos son menores que el círculo de confusión, los apreciamos nítidos en nuestra fotografía y veremos toda la zona “enfocada”. Por lo que se podría decir que el circulo de confusion es el tamaño maximo de los círculos que veremos nítidos, como puntos, en nuestra imagen.  

¿De qué depende el circulo de confusion? Depende de un conjunto de variables. Por un lado, del tamaño de la pantalla o de la impresión de nuestra fotografía, Una imagen grande nos va a dar menor sensación de nitidez vista a la misma distancia que una de menor tamaño. De otro, de la distancia a la que veamos la imagen; A mayor distancia más nítida nos va a parecer. También depende del sensor de nuestra cámara y de nuestra agudeza visual.

De manera simplificada, cuando vemos la típica imagen con las luces del fondo desenfocadas, lo que normalmente se dice bokeh, son circulos que estan fuera del plano enfocado y por lo tanto son mayores que nuestro círculo de confusión.


¿Por que tiene relación con la profundidad de campo? Veamos que sucede si cerramos el diafragma.


Ahora, con el circulo de confusion del mismo tamaño, vemos que aumenta el plano enfocado. O lo que es lo mismo, a diafragma más cerrado más profundidad de campo.

Hiperfocal ¿para qué sirve y cómo la utilizo?

La hiperfocal es la distancia a la que, enfocando con nuestra cámara, vamos a tener la máxima profundidad de campo en nuestra fotografía, la mayor parte posible nítida. Esta profundidad de campo llegará desde la mitad de la distancia hiperfocal por delante hasta lo que denominamos infinito. Viene dada por la fórmula H=F2/(D*CC). Donde F seria nuestra distancia focal, D la apertura de diafragma y CC el círculo de confusión que ya hemos visto en que consiste. Para usar la hiperfocal, simplemente tendremos que, una vez calculada la distancia hiperfocal, enfocar con nuestra lente a esa distancia. Por ejemplo, si la distancia hiperfocal nos sale 5 metros, aunque queramos enfocar a algo que está a 12 o 13, deberemos enfocar a 5 metros (ya sea con la guía de enfoque de la lente o aproximadamente) y disparar. De ese modo, conseguiremos esa máxima profundidad de campo comentada.

Al igual que en la profundidad de campo y viendo la fórmula, deducimos que a menor longitud focal o que cuanto mayor es el número f de nuestro diafragma menor es la distancia hiperfocal. Al utilizar la hiperfocal, no dependemos de la distancia a la que se encuentre nuestro sujeto, siempre que esté dentro de la zona nítida de nuestra imagen. Y aquí es donde, como comentaba al principio, algunos compañeros tienen dudas, ya que al variar la distancia de éste creen necesario volver a enfocar.  

Imaginemos que voy a hacer una fotografía donde voy a colocar un sujeto dentro del encuadre, si mi sujeto está a una distancia superior a la distancia hiperfocal, aparecerá correctamente en la fotografía, aunque se acerque o se aleje y aunque nos movamos nosotros. No hace falta volver a enfocar. Igual sucede si yo cambio de localización, y me voy a otro lugar a fotografiar. Si la fotografía la voy a realizar con los mismos parámetros de diafragma y longitud focal y no hemos movido el enfoque de nuestra cámara no tengo que volver a enfocar porque sé que todo lo que esté por delante de esa distancia va a estar enfocado.

Si cambio el diafragma o la longitud focal a un valor que aumente la profundidad de campo, no hace falta volver a enfocar. Es cierto que no tendremos la mayor profundidad de campo posible porque no estamos calculando la hiperfocal para los nuevos valores, pero si no disponemos de tiempo para ello o no podemos enfocar a esa nueva distancia por la razón que sea ( imaginad una fotografía nocturna en grupo donde no puedes encender luces para volver a enfocar), sabemos que el sujeto va a seguir dentro de la zona nítida.

En la siguiente fotografía, hecha con 17 mm. de focal, y a f2.8, hemos enfocado a la distancia hiperfocal, 5,18mts. Tenemos un plano nítido aproximadamente desde la línea de el tercio inferior hacia el infinito.

Supongamos que por el motivo que sea, necesito cerrar el diafragma ( algo que mejora nuestra profundidad de campo) pero no puedo volver a enfocar. Ocurre lo siguiente:


Hemos cerrado el diafragma a f8.0 y vemos que tenemos nítido incluso el matorral del borde inferior de la fotografía hasta infinito, aunque no es la máxima profundidad de campo que obtendríamos a f8.0, ya que no hemos calculado ni enfocado a la distancia hiperfocal del nuevo valor f. sigue siendo mejor que la profundidad de campo inicial a f2.8, Sin embargo, si hacemos a la inversa y modificamos valores que reduzcan la profundidad de campo si que deberemos volver a calcular y enfocar a la distancia hiperfocal correspondiente a eso valores.

Hay que tener claro que no hace falta una precisión milimétrica al enfocar a la distancia hiperfocal, no hace falta llevar una cinta métrica, lo podemos hacer a ojo, pero eso si, si no va a ser exacto le daremos siempre mas distancia. Si nuestra distancia hiperfocal es de 2,5 mts enfocaremos a esa distancia un poco mayor.

Lógicamente estos cálculos de profundidad de campo y de distancia hiperfocal, actualmente los hacemos con aplicaciones que existen para nuestros smartphones en las que, introduciendo los datos correspondientes, nos dan el resultado de manera rápida. Son aplicaciones como DOF Calculator, Digital Dof, Dof table en las que indicando el modelo de cámara, longitud focal y diafragma nos van a dar en pantalla la distancia hiperfocal así como la profundidad de campo. Además, con la práctica sabremos  de memoria que distancias hiperfocales son las que manejamos habitualmente.

Un truquillo para los que tengais el famoso Tokina 11-16, aunque habrá más objetivos que funcionen igual. Si enfocamos en nuestra casa, antes de salir, a la distancia hiperfocal y dejamos el enfoque del objetivo en automático, aunque giremos la rueda no se nos mueve ese punto de enfoque. Y si además, disociamos en nuestra cámara el enfoque del botón de disparo, como al disparar no intenta enfocar no corremos peligro de que se nos mueva. Esto me viene genial para fotografía nocturna, para no perder tiempo enfocando, ya que muchas veces es complicado el enfoque con poca luz.

Anterior Así se engaña a los fotógrafos (y también a las modelos) en el mundo de la moda
Siguiente El trabajo de Javier González Fernández, seleccionado #photodemicadelmes