Por desgracia, a todos nos ha pasado, o nos va a pasar: ese cliente que se hace el sueco y estira la cuerda de manera infinita para no pagar lo que nos debe. Y aunque no hay ningún método infalible, hoy te traemos una serie de consejos para evitar, en la medida de lo posible, que este tipo de cliente se salga con la suya

302