Paula Fernández vuelve a rebuscar en el cajón de artistas predilectos y esta vez desempolva la, a la par, trágica pero brillante trayectoria fotográfica del artista neoyorquino Dash Snow. Un viaje en polaroids a la adolescencia infinita de un malogrado artista que fue precoz y urgente en varios sentidos.

121