Tienes sesenta segundos para hacer la fotografía de tu vida y, de pronto, todo se vuelve oscuro. No hay absolutamente nada de luz y estás a punto de perder una gran oportunidad. Y tu cerebro se pone a trabajar a toda prisa. Esto es lo que le pasó al fotógrafo italiano Alessandro Barteletti en su editorial para National Geographic, y el producto resultante no pudo ser mejor

0 209